Imprimir

¿Aprenden a hablar?

El síndrome de Down no representa ninguna barrera para el acceso al código de la lengua y, por lo tanto, todos los niños que tienen este síndrome –si no tienen otra discapacidad- pueden entender y hablar normalmente.

La discapacidad se manifiesta, a lo largo de la infancia, en el retraso en la aparición de las primeras palabras y de las primeras frases, en la pobreza de vocabulario y en la articulación deficiente de algunos sonidos.

Tampoco existen normas para saber cuándo hablará cada niño y cómo; en la adquisición del lenguaje verbal, la variabilidad individual todavía es más amplia que en el desarrollo motor.
La edad en que comienzan a expresarse combinando dos o tres palabras oscila, entre los 18 meses y los 5 años.

Si bien no se conoce el porqué de estas diferencias, es probable que no haya una sola causa, sino la concurrencia de diversos factores.

Es muy importante tener en cuenta que su nivel de comprensión del lenguaje siempre supera el nivel de sus producciones verbales; en otras palabras, el niño con síndrome de Down entiende mucho más de lo que es capaz de decir. Por lo tanto, al dirigirse al niño, el adulto se acomodará más a su edad y a su comprensión de situaciones que no al nivel de las palabras que utiliza.